Centro de Interpretación de la Pesca

¿Cómo es nuestro Centro de Interpretación?

El centro de Interpretación de la Pesca o medio marino Nautarum, también conocido como el Castillo de Jesús Nazareno (o de las Escobetas), construido en 1765, no sólo es el marco físico del museográfico.
Su presencia nos habla de tiempos difíciles convulsos, pero también de un ciclo de relación con el mar que se extiende hasta nuestros días. Es el hecho que simboliza un nuevo tiempo en el que la relación con el mar se vuelve positiva.

El visitante tendrá una primera toma de contacto con el objeto temático el mar de historia en relación con el Mediterráneo, apreciando tres ámbitos diferenciados:

  • En el primero se podrá comprobar la relación existente entre el mar mediterráneo y las distintas culturas clásicas que se han desarrollado como con nuestro mar como referente (fenicios, cartagineses, romanos, musulmanes, cristianos, etc…).
  • En el segundo, denominado el litoral, se explican las características del clima mediterráneo, origen de la vida en sus orillas y se analizan las características geográficas de este espacio singular, incidiendo en la dinámica litoral, como resultante de las fuerzas que confluyen en el y prestando especial atención a la realidad geográfica del sureste peninsular y del levante almeriense, representando en el cañón submarino de Garrucha.
  • El tercer ámbito se centra en la relación histórica entre Garrucha y el mar (terminal minero de la línea de Bédar, actividad portuaria, flota pesquera y lonja).

El visitante podrá observar la presencia constante del mar en la cultura, haciendo un sugerente repaso por la narrativa, la poesía, la pintura , el cine, el cómic y la música.

Dentro de esta sala podemos contemplar un espacio dedicado temáticamente al mar como fuente de peligros, explicando el funcionamiento del castillo como dispositivo de defensa y los usos a los que estaban destinadas sus dependencias.

Se hace especial referencia al mar como canal de desplazamiento y comunicación, como vía de salida de los flujos económicos que se producen tradicionalmente, prestando especial atención al conocido como “siglo minero” (ferrocarril, cables aéreos, cargaderos, embarcaderos, puertos…) y el papel singular que cumple Garrucha en esta función de intercambio.

El visitante podrá disfrutar de una sala dedicada a la náutica, sus herramientas, técnicas y artefactos que permiten la navegación.
También se muestra la pesca como una variante de la navegación, que genera toda una cultura en el litoral del levante almeriense y muy especialmente en Garrucha, cuya flota, lonja y especies características como la gamba roja, tienen su espacio.

Se dedica al mundo submarino y la fascinación que produce éste en el entorno, por un lado observando la vida submarina y las particulares condiciones en que se desarrolla y, por otro lado, observando la evolución de los métodos para adrentrarse en este medio en principio hostil.

Pretende dar servicio al visitante, desde su recepción y servir de tienda donde poder obtener productos relacionados con la temática del centro, a efectos de recuerdo.

Cuenta con un espacio provisto con el equipamiento necesario para su finalidad.