Antigua Chimenea

Debido a lo elevado de su posición, es visible desde muchos puntos, ventaja que han sabido utilizar los pescadores de Garrucha para hacer sus marcaciones y poder situarse correctamente en los mejores sitios para pescar.

Del pasado minero al que Garrucha debe su independencia, pocos son los restos que han llegado hasta hoy.

Destaca sobre todos ellos la chimenea piramidal de 72 pies de altura que decora la parte alta del pueblo. Pertenece a una de las fábricas que beneficiaron minerales en Garrucha, concretamente a la que llevaba el nombre de San Jacinto, construida por los señores Anglada en 1860 frente a la playa contigua al puerto, por la parte de levante.

Era el final de una estructura abovedada que unía la fábrica, a orillas de la mar, con el monte llamado Calvario. Estas bóvedas, una vez que la fundición dejó de funcionar, fueron ocupadas por familias humildes, formándose un barrio que se llamó por este motivo La Cimbra.

Actualmente, y tras una restauración de la chimenea y un acondicionamiento del entorno y accesos, se puede disfrutar de un magnifico mirador desde donde contemplar las maravillosas vistas de Garrucha desde el punto más alto del municipio.